Join now
Log in Join

Anecdota (Español) (Dominican Republic)

Hola queridos lectores de InterNations, quisiera compartir esta pequeña reflexion con ustedes, disculpàndome a la vez por el idioma, cuando tenga un poco de tiempo lo traducire, Gracias

¿Cómo nadar entre tiburones?

En algunas ocasiones, por motivos de la vida, nos vemos obligados a nadar en el mar que nos toca vivir y a veces nos encontramos con aguas infestadas de tiburones.
Hay que tener en cuenta que es una actividad que no elegimos y que por lo tanto tampoco disfrutamos con ella.
Antes que nada y por razones obvias de seguridad es muy importante saber si el agua esta infectada de tiburones antes de lanzarse a ella. Hay que ser conciente que una vez en el agua el nadador estará solo y no podrá recibir ayuda. También hay que saber que nadar entre tiburones es una habilidad que no puede aprenderse solo en los libros. El novato tiene que practicar para desarrollarla.

Regla nº 1:
Suponer que todos los peces no identificados son tiburones.

Hay que tener en cuenta que algunos tiburones no tienen el aspecto de tales, y que algunos otros peces, se comportan como tiburones, en determinados momentos de tensión o estrés. Por tanto suponga que todos los peces que le rodean son tiburones, a no ser que ya haya comprobado que no lo son. Tenga además en cuenta que en ausencia de sangre, a veces, hasta los tiburones adoptan un comportamiento de mansos pececillos.

Regla nº 2:
No sangrar.
Si Ud. resulta herido no debe sangrar.
Sangrar provoca un ataque aún más agresivo de los tiburones, e invita a participar en el ataque a peces que no se comportan como tiburones en ausencia de sangre. Si Ud. no puede controlar la efusión de sangre no debe nadar entre tiburones, ya que la posibilidad de accidentes en ese entorno siempre en muy alta. Además, cuando un tiburón ataca sin producir sangre en su presa, se siente tan confuso que cesa en el ataque hasta aclarar las circunstancias de tan extraño comportamiento.
Esto le dará el tiempo suficiente como para prepararse ante el próximo ataque.

Regla nº 3:
Contestar rápidamente a toda agresión.
Los tiburones, cuando atacan, siempre realizan una exploración previa de la presa.
Es en esta acción cuando el nadador se debe percatar de lo que se le avecina, y darle al tiburón una fuerte bofetada en el hocico.
Hay quien piensa que es mejor, en ese momento, congraciarse con el atacante. Este tipo de personas son fácilmente identificables por la falta de algún miembro.

Regla nº 4:
Salga del agua si alguien está sangrando.
Tanto si el que sangra es un nadador, como si es un tiburón, salga inmediatamente del agua.
La presencia de sangre produce un comportamiento agresivo tanto en los tiburones, como en peces que sólo en este estado se comportan como auténticos tiburones.
Aprovechan la confusión y el enturbiamiento del agua para atacar todo lo que esté cerca.
No tiene utilidad intentar rescatar a un nadador herido, ya que esta acción casi siempre acaba también con el rescatador.

Regla nº 5:
Use correctivos anticipadamente.
Esta actividad es conveniente realizarla periódicamente, para que el tiburón, recuerde en todo momento de la dificultad que entraña atacar a un nadador experimentado.
El uso de correctivos debe hacerse con mucha frecuencia en caso de tiburones desmemoriados y una sola vez en el caso de tiburones con buena memoria.
Valdría como ya hemos señalado anteriormente con una buena bofetada en el hocico. Esta vez la bofetada es inesperada y el efecto que produce es tremendamente disuasorio para el futuro.
Además cualquier tiburón prefiere, en caso de necesidad de atacar, hacerlo sobre nadadores que suponen más dóciles, al no haber usado correctivos anteriormente.

Regla nº 6:
Desorganice un ataque organizado.
Generalmente los tiburones atacan aisladamente ya que su comportamiento les suele llevar a tener una actividad solitaria en su vida diaria.
En cualquier caso, si se produjera un ataque organizado, no le resultará difícil al nadador, introducir, en un grupo de animales tan poco dado a trabajar en grupo, algún factor disgregador, que incluso haga que se centren en el ataque entre ellos, olvidándose de Ud.
Además, esto le dará tiempo de huir y rearmarse, para el improbable próximo ataque. Para entonces, algunos de los tiburones que se organizaban, habrán sido víctimas del propio grupo.
Pero recuerde que no es ético dirigir al grupo contra otro nadador como Ud.

Y sobre todo aprenda a reconocer las aguas más infestadas de tiburones.
Estas aguas se suelen dar en entornos con mucha resistencia al cambio, con estructuras rígidas y obsoletas, aguas donde abundan actitudes negativas y destructivas.
Por tanto, esta agua, resultará extremadamente peligrosa para personas que intentan poner en marcha cambios e iniciar mejoras.
Pero no se preocupe, si ha aprendido a nadar entre tiburones, esto, le dará un plus de valía con cada ataque que sufra y del que salga ileso.

Nadie dijo que innovar fuera fácil ¿verdad?

Dominican Republic Forum